El caos organizativo del anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ciempozuelos podrían acabar pagándolo los trabajadores.

Un informe del Interventor del Ayuntamiento obliga a modificar las nóminas de buena parte de los trabajadores municipales porque en ellas se habían incluido de manera irregular determinados conceptos de imposible justificación. Esa forma de hacer las cosas suponía, además, un perjuicio para los propios trabajadores por cuanto percibían de manera periódica, como productividad y/o gratificación, cantidades que precisan justificación cuando se utilizan de manera puntual o que deberían estar incluidas en la nómina como complemento específico.

En lugar de hacer las cosas bien, el anterior equipo de gobierno tomó decisiones para salir del paso que han terminado derivando en un problema de imposible encaje legal.

La recién elegida alcaldesa, Chus Alonso, señala que no hay opción posible y que no cabe discusión sobre el cumplimiento de la ley: el Ayuntamiento debe atender los muy fundados reparos señalados por el Interventor. Sin valorar, por el momento, las eventuales responsabilidades legales en que pudiera haber incurrido la anterior corporación municipal, lo único evidente es que las nóminas no pueden pagarse incluyendo los conceptos que el interventor ha señalado que se venían aplicando de forma contraria a la ley.

La alcaldesa se muestra indignada porque sean los trabajadores los que, como siempre, paguen la irresponsabilidad y el mal hacer de los responsables políticos y se compromete a trabajar junto con los representantes sindicales para encontrar, a la mayor brevedad posible, los mecanismos que permitan regular la situación y restablecer el principio de legalidad, sin perjudicar a los trabajadores que se verán momentáneamente afectados de manera injusta. Ha señalado, igualmente, que esa solución pasa por el establecimiento de una Regulación de Puestos de Trabajo (RPT) racional y acorde a las necesidades reales, que el Ayuntamiento debería haber hecho hace años y que los trabajadores reclaman.