Presidencia

Ciempozuelos ha querido mostrar este mediodía su rechazo y condena a los actos terroristas de Bruselas con un minuto de silencio en la Plaza de la Constitución. En la concentración se ha leído el siguiente comunicado:

El Ayuntamiento de Ciempozuelos quiere manifestar su más absoluto rechazo y condena a los actos terroristas que ocurrieron ayer en la ciudad de Bruselas, corazón de Europa. Una muestra de barbarie que no tiene otro objetivo que el de atentar contra la libertad de todos e instaurar el miedo.

Al mismo tiempo, repudiamos la ola de odio y xenofobia que actos como éste están produciendo en nuestra sociedad.

https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gifUna vez más el terror ha entrado en cada uno de nosotros y sufrimos el dolor del pueblo belga como el nuestro. Un dolor que compartimos al recordar a los miles de refugiados que huyen de esta misma barbarie todos los días y a los que Europa ha decidido cerrar las puertas.

Esperamos la pronta recuperación de los heridos y mostramos todo nuestro apoyo a las familias de las víctimas mortales. Hoy y siempre Somos Bélgica, Somos París, Somos Turquía, Somos Siria y somos cada uno de las voces que piden auxilio ante la barbarie.

Las banderas del Ayuntamiento ondearán a media asta en señal de duelo y luto por lo acontecido.

El equipo de Gobierno rechaza la situación por inhumana e irresponsable

El Ayuntamiento de Ciempozuelos ha ordenado, mediante decreto de alcaldía, que las banderas de la Unión Europea situadas en edificios y dependencias municipales ondeen a media asta en señal de protesta por las políticas de inanición y no acogimiento de los refugiados y en recuerdo de los miles de fallecidos intentando alcanzar la esperanza de una vida digna por los conflictos bélicos de Siria y otros países.

A finales de agosto de 2015, la crisis humanitaria provocada por la inacción de los poderes políticos en torno al grave problema humanitario con los refugiados que llegaban a los países europeos alcanzó de lleno a todas las instituciones europeas, gobiernos nacionales y opinión pública.

Esta situación generó iniciativas en multitud de ámbitos, que fueron desde los intentos por solucionar los conflictos de origen, la búsqueda de acuerdos respecto a los criterios de distribución de refugiados entre los países de la Unión Europea o los intentos de avanzar en una legislación de asilo europeo.

En Ciempozuelos se celebró una reunión el 9 de septiembre del 2015 para abordar la posible suma de nuestro municipio a la red de ciudades solidarias con las personas refugiadas. En esta reunión fueron invitados  un miembro de CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) y un miembro de la Asociación de Parla con el Sáhara y se llegó a la conclusión de que era necesario la suma  a la red de ciudades solidarias. En el pleno de septiembre todos los partidos firmaron una  declaración institucional de apoyo a los refugiados a expensas de las iniciativas que desde el Estado se prometieron y que se iban a canalizar a través de la Federación Española de Municipios y Provincias.

Pero prácticamente ninguna de las medidas presentadas se ha puesto en marcha de manera completa, y casi seis meses después la situación, lejos de mejorar, no ha hecho sino empeorar.

En este marco, el 7 de marzo se ha celebrado una cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea con Turquía en la que se ha dado un giro radical a la posición de la UE en relación con la crisis de refugiados, consistente en devolver a Turquía a todos los que lleguen a las costas griegas, a cambio de incrementar las ayudas a este país y aumentar los reasentamientos en los Estados miembros, no exigir visado a sus ciudadanos y avanzar en el proceso de adhesión, aumentando la incertidumbre, el sufrimiento y las condiciones de vida de los exiliados a causa del conflicto armado de Siria y otros países.

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Ciempozuelos, convencido de que esta precaria situación se enfrenta a los principios de solidaridad y humanismo que Europa debe tener y que desde nuestra humilde condición local, la rechaza por inhumana e irresponsable.

La condición de país comunitario obliga a exigir a las autoridades europeas políticas solidarias y valientes que sean capaces de albergar y proteger a los víctimas inocentes de una guerra que no han provocado y por ello, en señal de protesta y solidaridad con los miles y miles de refugiados procedentes de países en conflicto armado, desprotegidos de la aplicación del Derecho Internacional en materia de Refugiados y Asilo Político Internacional.